Crónica de una extraña evaluación.



Ya está. Ya acabó el primer trimestre. Unos días más y...VACACIONES DE NAVIDAD.


Pero no estoy contenta. No puedo estarlo. Todo ha sido raro, muy raro.


Como ya sabéis, me quedé sin alumnos de primero de bachillerato. Que bé que estàs- me dicen por los pasillos-, sense alumnes, ni avaluacions. No, no estoy bien. Me paso los días vagando de un lugar a otro, ocupando las horas en guardias, actividades tutoriales o directamente fumando en la calle. No me centro, no sé que hacer, empiezo miles de cosas que nunca acabo. La inacción me ha vencido.


¿Recordáis que me nombraron tutora de 2º ESO? ¿Recordáis que intenté fomentar la lectura en clase, que íbamos a abrir un blog, que...? Nada, humo. No le achaco la culpa a nadie. Yo y sólo yo , soy la responsable de lo que ha pasado. Claro que si entre mis compañeros hubiese encontrado un poquito de complicidad, quiza...nada, todo excusas. No pude porque no quise (¿pelearme, enfadarme, atacar mis nervios?)


La clase como clase funciona bien. Tengo tutoría con ellos el martes a las 8:15 de la mañana.(llego tarde. Siempre llego con cinco minutos de retraso. No está bien, lo sé. Pero de la misma manera que siempre me retraso, no miro el reloj a la hora de salir) y como curso no va mal: pocos aprueban todas las asignaturas, pero también son pocos los que las suspenden todas.


El pasado martes hicimos una especie de pre-evaluación, nada importante, me hablaron de sus problemas con los profesores ( sin insultar; se puede criticar sin faltar al respeto) y yo les conté los problemas que los demás profesores tenían con ellos. El miércoles fue la evaluación. Y allí acudieron la delegada y subdelegada para contar al equipo docente lo que me habían contado el día anterior. ¿Qué creeís que dijeron? Matemáticas: explica mucho, va muy deprisa; Ciencias Sociales: todo bien, nos gusta; Ciencias Naturales: no entendemos lo que explica...Todo transcurría bien hasta que topamos con la iglesia. O mejor dicho con el profesor de Llengua Valenciana, al cual no le gusto nada que las chavalas dijieran delante de todos los profesores que...a veces grita y nos asusta ( no, no le tienen miedo, sólo que les sobresalta). Con cierta altanería les dijo que él les contestaría en clase, que ese no era el lugar adecuado. Y ayer habló con ellos. Y les dijo que nunca más hicieran algo parecido, que no le gusta que las cosas que suceden en la clase salgan de su clase, y que jamás, bajo ningún concepto me cuenten nada ( como véis le han hecho un caso que para que) .

Ante la inexplicable reacción del profesor, la clase ha dejado solas a la delegada y subdelegada: que todo se lo habían inventado, que ellos nunca le habían criticado. Bingo! No sólo hemos conseguido que nunca más vuelvan a implicarse en nada de lo que ocurra en su clase, sino que además hemos ganado que sean unos cobardes. Bien, muy bien.

Sobre 2º de bachillerato tengo poco que decir. No me resultan indiferentes ( si alguna vez los alumnos me resultasen indiferentes, dejaría esta profesión) pero tampoco les pillo el punto para hacerles mover. Doy clases con banda sonora incorporada (la mayoría son músicos) me tengo que dejar la voz para que me atiendan, no consigo que me entiendan, las preguntas que me hacen son, como poco, absurdas, tengo que parar la clase más de una vez para decirle a uno que no pegue al otro ( que estáis en segundo, aquí no se juega), y para obligar a A a que devuelva los bolis a B. Y si vemos los resultados: griego, todos aprobados menos uno ( llevando tres fragmentos...) latín,todos suspendidos menos la repetidora ( que pasa, eh, véis como no sabéis, véis como tenéis que trabajar más.) Debo poner remedio y pronto, a ellos no les queda mucho tiempo.


Por todas estas cosas y otras más que no explico para no cansar, puedo asegurar que hoy acaba el trimestre más extraño que he vivido desde que me dedico a la docencia. Estos días me dedicaré a descansar mucho-mucho, para que el segundo trimestre no se raro, sino esplendoroso.
Certe, ego possum; ναί, ἐγώ δύναμαι

10 comentarios:

Javi dijo...

Ánimo Mertxu. Trimestre raro y año raro. Lo importante es tu actitud insuperable e incansable. Espero que concurses y te vayas a otro instituto que mereces mejor. Como somos de clásicas, y además tutores, somos unos incomprendidos, que nos preocupamos por los alumnos, porque maduren y porque critiquen, y eso, querida, en ciertas altas esferas del paleolítico anterior, es malo malísimo. Oh, fieles ovejas del rebaño.

Molt d'ànim i bon nadal

María Moreno dijo...

Ante todo ¡Hola! me gusta mucho saber, y sobre todo ánimo. Es cierto todo lo que dices en este post, para mí este trimestre también ha sido un poco ambiguo, pero bueno, ésta no es la cuestión. Espero que desconectes de todo éso en estas vacaciones merecidas y vuelvas con las pilas puestas para pasar de ciertas vanalidades de la Iglesia. Muchos besos y Felices Saturnalias.

mariachu dijo...

Siento mucho lo que te está pasando Mertxu, pero animo! Seguro que sólo ha sido el tránsito del primer trimestre, ya verás como a partir del segundo tienes dominada la situación.
Un abrazo y animo.

Ana dijo...

¿Mal trimestre? Ya sabes que en peores nos hemos visto. ¿Faltan ánimos? ¿a ti? No me lo creo. Sin duda está siendo un curso extraño, empezó raro cuando te robaron la posibilidad del 1º de bachillerato. Pero de esto aprendemos, seguro, y nos volvemos más fuertes. Así que se pueden ir preparando los problemas, los sosos, los inactivos, los amargados, los divinos, los músicos, los pasotas, los que quieren y no pueden, los que no quieren y pueden, los que ni quieren ni pueden, los que los que quieren y pueden... porque con Mertxu han topado, y sé que volverá renovada con el cambio de año dispuesta a dar mucha guerra, como siempre. ¿Por qué lo sé? Porque si estamos en esto es porque nos gusta.
Muchos ánimos, amiga, que no podrán contigo.

Antonio Parra dijo...

Mira, me asomo un poco por aquí y los comentarios se amontonan. Eso es lo mejor de todo, sentir que no estás ahí sola, es como si todos nos echamos un pitillo en la puerta contigo (aunque lo cambiaba por unos espetos, nos entendemos, je). No hay que sentirse mal por empezar cosas y no acabarlas, puede suceder y no siempre se puede estar superbien, a veces nos dejamos caer. Lo único importante es subir de nuevo, que sé que pronto lo harás.
Como dijo el sabio, abraaaazooooo fuerteeee!!!!.

Luis Inclán dijo...

Merchu:
He vuelto a mirar el título del blog para ver si me había equivocado (me parecía no estar oyendo -leyendo- a Merchu...).
Ya se ve que el curso ha comenzado con mal pie. Pero enderezarlo está a tu alcance. Lo que sí me ha gustado -y mucho- es tu final:
Certe, ego possum; ναί, ἐγώ δύναμαι
¡Así se habla, que los obstáculos están para superarlos!
Mucho ánimo, feliz Navidad, y seguro que el próximo será un año nuevo de verdad.
Luis.

Mayte dijo...

querida Mertxu: éstos de tu instituto no saben con quién se la están jugando. que somos de Clásicas y con nosotros no puede nadie!!!!no ha sido un buen trimestre, vale, pero ¿esto qué es para ti? en peores nos hemos visto, querida, y te los has merendado cuando ha hecho falta, así que mucho ánimo y adelante. descansa en Navidad, y que ellos también lo hagan,porque no saben lo que les espera a la vuelta con una Mertxu recargada. un saco de besos.

Virginia dijo...

Ánimo Mertxu, aunque te conozco poco, estoy segura de que puedes con eso y más. Piensa que has tocado fondo y que a partir de ahora ya es subir;
Replantéate actuaciones y cambia todo lo que quieras, tenemos derecho a equivocarnos y a cambiar proyectos, más cuando se trata de una labor de "dos": los alumnos y el profesor. Por mucho que nosotros queramos hacer algo, ellos también tienen que querer, aunque sea un poco.

Besotes, Mertxu, y adelante!!!!

Sergio dijo...

Al final no me he enterado si fue la Iglesia o el profesor de valenciano, pero hacía tiempo que no te visitaba,es decir, que no leía el porquemegusta, y tenía que felicitarte las fiestas.
Feliz Navidad

Anónimo dijo...

¡Ánimo, Merche ! Siempre hay algún año malo en la enseñanza afortunadamente no siempre esd así.
Teresa Vizcaíno